El contorsionista

Convocadas y aceptados por todos las elecciones del 21 de diciembre llega el momento de adaptar los discurso y veremos verdaderos ejercicios de contorsionista en esta semana

El más evidente será el de los partidos soberanistas, después de haber aprobado la independencia, nos dirán que no está proclamada, que se acude a las elecciones para defender las instituciones catalanas y giros de lo más variopinto. La izquierda “catalanista” moderará su posición quitará de en medio los elementos más disonantes y sacará los pesos pesados del europeísmo para contentar a sus bases no nacionalistas. Los españolistas moderaran su lenguaje anti autonomista y llamaran a defender el Estatut de 2006 que tanto critican para pescar en aguas del nacionalismo moderado.

En resumen veremos giros estrambóticos y contorsionisnmos imposibles para entrar en cajas en las que no caben y convencer al mundo de que son así. Lo que nunca hay que olvidar es que una vez acabado el espectáculo, el contorsionista abandona su caja y vuelve a tener el aspecto que tenía antes de empezar

Anuncios

Jaque de Rajoy

Hace días leí o escuche a alguien decir que el Govern de la Generalitat y el de España eran idénticos; de derechas, corruptos y envueltos en banderas para cubrir sus miserias, que solo se diferenciaban en una cosa, unos eran profesionales y los de Cataluña aficionados. Sin entrar en si lo que les iguala es cierto o no, sí que creo que lo último ha quedado demostrado el pasado 27 de octubre.

Mientras unos declaraban una independencia de difícil realización y nula aceptación internacional, los otros respondían con la aplicación del articulo 155 de la Constitución y la anticipación de elecciones. Mi análisis como ajedrecista aficionado es que para un Gobierno, el central, que siempre ha ido a remolque en la situación de Cataluña es una gran jugada. Anulan a Puigdemont, Junqueras y todo el Parlament de Catalunya sin meterse en el terreno minado de querer cambiar demasiadas cosas en Cataluña, pero y esto es lo más inteligente, ponen en un brete a los partidos pro-independencia. Unas elecciones sin declaración de independencia no hubieran cambiado de forma significativa el reparto de escaños en el Parlament, pero una vez declarada la independencia deja a los partidarios de ella en una situación delicada ante los dos escenarios posibles, concurrir a ellas o no, ya que ninguna de las dos es buena para ellos.

La lógica diría que la opción más evidente es asumir las propias decisiones y considerar la independencia como único escenario posible, no reconociendo la autoridad de España y en consecuencia no acudir a las elecciones. Eso supone poner en marcha un gobierno paralelo y conseguir que funcione, pero el control del dinero lo tiene el Gobierno central desde hace un tiempo y al final competencias sin la llave de la caja no son posibles, pues manda quien paga. Por lo tanto el gobierno real quedaría en manos de los partidos constitucionalistas y ellos quedarían durante cuatro años fuera del tablero de juego.

El otro escenario tampoco pinta mejor, pues supone asumir el fracaso de la declaración de independencia así como su inviabilidad y acudir unas autonómicas mientras sus adeptos se lamen las heridas, lo cual supondría una pérdida de motivación importante entre sus votantes. De acuerdo que el argumentario independentista es inagotable e imaginativo, por lo que no será una debacle de votos, pero sí perder los suficientes como para no renovar su mayoría absoluta en el Parlament

En fin no es un jaque mate, pero si una jugada inteligente por mucho que me duela reconocerlo

Ateísmo y/o la religión del s.XXI

 Religión; del lat. religio, -ōnis.

  1. Conjunto de creencias o dogmas acerca de la divinidad, de sentimientos de veneración y temor hacia ella, de normas morales para la conducta individual y social y de prácticas rituales, principalmente la oración y el sacrificio para darle culto.

“Dios ha muerto” desconozco si la cita es realmente de Nietzsche, Hegel o Dostoievski la verdad es que carece de importancia, bajo ese grito crecimos las últimas generaciones europeas y a la vista de lo vacías que se ven las iglesias en los últimos tiempos parecería una cita acertada. Sigue leyendo

González y la #CalViva

Vaya por delante que a mi entender Felipe González debería de estar en la cárcel o como mínimo haber dimitido y sentarse en el banquillo. Eran su ministro y su secretario de estado, si no sabía nada tenía que haber dimitido y asumir su responsabilidad política y si lo sabía tenía que sentarse en el banquillo e ir a la cárcel. A partir de ahí los últimos episodios, el protagonizado por Pablo Iglesias en el congreso y los de la Autónoma de Madrid no son menos vergonzantes. Sigue leyendo

Soberbia moral

Hoy en día pero todo el mundo se cree en la obligación de dar lecciones morales, los veganos son superiores por que no asesinan animales, los ciclistas porque no contamina, las “izquierdas” por definición, los deportistas, animalistas, etc. Es igual todo el mundo se pasa el día dando lecciones de moralidad.

Pues lo siento como carne, no tengo animales en casa, me gusta quemar gasolina y ni siquiera se si soy o quiero formar parte de la “izquierda” actual, pero lecciones las justas.

Defiendo que cada cual viva su vida como le plazca, lo he defendido siempre y lo seguiré haciendo, pero también reclamo mi derecho a vivirla como a mi me apetezca. Sigue leyendo

Santa Rita

Rita Maestre hace gala de la nueva política donde la responsabilidad sobre los actos propios es algo exigible, bueno no siempre o no dependiendo de a que partido pertenezcas.

Con lo del “asalto” a la capilla se ha lucido, pasamos del negacionismo “yo no he sido” al casualismo “pasaban por ahí y me uní”, para terminar disculpándose por algo que según ella no hizo, no tenia intención de hacer, no ocurrió o era legitima libertad de expresión, al final no me ha queda clara su versión, la realidad es que los jueces no lo han visto igual y finalmente la han condenado. Sigue leyendo

con Franco se vivia mejor!!!

Fue una frase muy oída en los primero años de la democracia, no se quien la acuño ni quien la ha recuperado ahora.

Por no crear malos entendidos empiezo por dejar claro que Franco fue un golpista y dictador, que durante sus cuarenta años de gobierno se desconocían las libertades políticas, cualquier español podía dar con sus huesos en la cárcel por la simple aplicación de la ley de Vagos y maleantes, sustituida luego por la de peligrosidad social. Dentro de ese saco entraba todo, homosexuales, sindicalistas, vagabundos. Pero también existen otras realidades. Sigue leyendo